Download Free Templates http://bigtheme.net/ Websites Templates

¿Conoces los diferentes tipos de agentes extintores?

 

 

Si conocemos las diferentes maneras de apagar un fuego, tenemos que ver los distintos agentes extintores con los que podemos hacerle frente y para qué tipo de fuego es recomendable utilizar cada uno. Primero de todo, vamos a recordar cómo se clasifican los fuegos:

 

  • Clase A. Fuegos sólidos, donde se queman materiales en forma sólida, que acaban dejando brasas en su descomposición…
  • Clase B. Fuegos considerados de tipo líquido.
  • Clase C. Fuegos considerados de tipo Gaseoso.
  • Clase D. Fuegos en metales.

Una vez vistos los tipos de fuego que podemos encontrar, señalamos los diferentes agentes extintores con los que podemos combatirlo: 

Agua: Es el agente extintor más antiguo y económico, utilizado para extinguir el fuego por enfriamiento. El agua puede ser proyectada de diferentes modos en función de la posición en la que se ponga la boquilla:

 

  • Chorro sólido: Tiene un gran alcance, lo que permite el ataque a larga distancia. También se caracteriza por la poca evaporación y su elevada presión y capacidad de penetración.  La fuerza de impacto puede resultar destructiva para ciertos elementos.
  • Cono de ataque: Es el más habitual. Mayor rendimiento ya que abarca una mayor superficie. Tiene un alcance limitado y disminuye la visibilidad. 
  • Cortina de protección: Ofrece protección ante el calor. Tiene un alcance limitado y disminuye la visibilidad. No tiene mucho rendimiento desde el punto de vista de la extinción y sólo debe utilizarse como protección para alejarse del incendio. 

El agua es ideal para fuegos de clase A, los habituales en los hogares, pero hay que extremar las precauciones al utilizarlos en fuegos de tipo líquido porque se puede llegar a extender el fuego; y en fuegos con componente eléctrico, porque el agua transmite la electricidad. 

 

C02 o nieve carbónica: Este agente acaba con el fuego por sofocación y favorece el enfriamiento de los materiales en combustión ya que sale a muy baja temperatura del contenedor. Es eficaz para fuegos producidos por líquidos inflamables, pero su mayor aplicación la tiene en los fuegos eléctricos por no ser conductor y no dejar residuos. El único problema es que es tóxico a altas proporciones.

 

Polvo seco: Generalmente es un compuesto químico a base de bicarbonato de sosa y un agente hidrófugo. Actúa por sofocación y paralización de la reacción en cadena. Forma una pantalla entre el oxígeno del aire y el líquido combustible, impidiendo que aquél alimente el fuego. Actualmente se emplean dos tipos de polvo seco: el polvo seco normal y el polivalente o antibrasa, que refresca mucho más y es más efectivo en incendios tipo A. El polvo seco normal es efectivo en fuegos de clase "B", "C" y fuegos en presencia de tensión eléctrica. Se puede emplear en los de clase "A", pero seguidamente habrá que utilizar agua para que no se reaviven las llamas.

 

Espuma física: Se trata de una masa de burbujas que se aplica sobre el fuego en forma de manta, apagándolo por sofocación. Eficaz para combatir incendios de clase "A" y "B", cuando los combustibles líquidos no sean solubles en agua.

 

Sustitutos de los compuestos halogenados: Debido al daño producido a la capa de ozono, los compuestos halogenados ya no se usan como agentes extintores. En su lugar han surgido algunos sustitutos con la misma función.  Se emplean para extinguir fuegos de clase "A", "B" y "C" impidiendo la reacción en cadena. 

Contacto + Info

image

Somos una empresa que protege tu bienestar y el de tu familia. Estamos las 24 horas del día pensando en como protegerte más....

Dirección:

C/ Metal-Lurgía
Número 6
Cambrils, C.P. 43850, ESP

Email:

info@frankma.es

Teléfonos:

Oficinas:+34 877 600 006

Emergencias 24Hrs:

+34 698 309 403